Un antes y un después

Aquí podemos ver como cambian las cosas. La patrullera de la Guardia Civil del Mar, navegando airosa por la bahía de Santander, imponiendo su ley sobre los pescadores, para terminar al final siendo un lienzo para el arte callejero. Ironías del destino.

La patrullera impone respeto. Los pescadores no le quitan ojo.
La patrullera impone respeto. Los pescadores no le quitan ojo.
Al abordaje!!!! Esto ya es otra cosa
Al abordaje!!!! Esto ya es otra cosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s