¿Imprudencia o accidente?

El 2 de enero de 2.012, el Bénéteau First 40.7 Liquid Vortex tenía prevista su salida desde su puerto base en Shamrock Quay (Southampton) con destino a Londres para visitar el Salón Náutico de esa ciudad. A las 9 de la mañana el patrón de la embarcación C.S. recibe a bordo a los que van a ser sus tripulantes, seis personas que han pagado unos 250 euros cada uno por vivir esta experiencia. El plan incluye entrar en Brighton y Ramsgate para pasar las sucesivas noches.

La previsión del tiempo es bastante mala con W y SW fuerza 5 a 7 subiendo a fuerza 8 o 9 en el transcurso del día. El patrón no le da más importancia y a las 15 horas salen del puerto (punto A del mapa). Navegan rápidamente (por encima de 6 nudos) con la vela de proa solamente y cuando han pasado unas 5-6 horas (punto B en el mapa) el patrón decide saltarse la parada de Brighton porque según su opinión, el viento no pasa de fuerza 5-7 y pueden continuar sin problemas. Para tranquilizar a la tripulación, les dice que en caso de que las condiciones varíen, pueden entrar en Eastbourne si las cosas se ponen muy mal.

A eso de las 10 de la noche, las condiciones meteorológicas son muy malas como había anunciado el parte y la gran mayoría de los tripulantes presentan severos cuadros de mareo. A eso de la medianoche ya han pasado a la altura de Eastbourne (punto C del mapa) donde tampoco entran a puerto.

El infierno continúa para los tripulantes que están hechos polvo en sus literas mientras el barco sigue su camino. El único tripulante que no está mareado acumula más de 6 horas seguidas a la rueda del timón y como no tiene relevo debe seguir en el mismo puesto. Sobre las 5 de la mañana del día 3 (posición D en el mapa), C.S. llama a los guardacostas para indicarles que están navegando en muy

malas condiciones meteorológicas y que además están empeorando, pero que de momento están bien y que tiene preparada la balsa salvavidas por si fuera necesario. Comienzan a correr el temporal a palo seco cuando una ola golpea la popa del barco aplastando al pobre timonel contra la rueda y produciéndole fractura de costillas y heridas en la mandíbula. Los tripulantes piensan que van a morir. El patrón realiza la llamada de emergencia pidiendo auxilio y en las horas siguientes una lancha salvavidas acude a su encuentro y un helicóptero de rescate iza a todos los tripulantes a bordo y los lleva al hospital. La lancha remolca al velero (ver el siguiente vídeo) hasta Ramsgate (punto E del mapa) donde entran sobre las 8 de la mañana.

Afortunadamente no murió nadie, pero el desenlace podría haber sido muy distinto. ¿Debieran haber desistido de la travesía? ¿Debieron entrar en Brighton o en Eastbourne? ¿Sobrevaloró el patrón sus habilidades? ¿Qué habría hecho usted? Por favor, deje sus comentarios.

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s